CON EL DIARIO DEL LUNES Si   bien   ya   estábamos   arriba   del   escenario   cuando   la   gente   intentaba ingresar    al    show,    quienes    trabajan    con    nosotros    no    tardaron    en avisarnos    lo    que    estaba    sucediendo:    el    público    se    agolpó    en    la entrada, derribando el vallado e intentando entrar  con o sin boleto. Entre    el    jueves    y        viernes    pasado    las    entradas    comenzaron    a agotarse   en   varios   puntos   de   venta   y,   por   ese   motivo,   separamos   un remanente   para   la   puerta   ya   que   sabemos   que   muchos   viajan   desde distintos   lugares   donde   no   tienen   acceso   a   adquirirlas   en   forma anticipada.   Ese   remanente   se   agotó   en   tan   sólo   un   par   de   horas   y decidimos   levantar   la   venta   en   puerta   para   la   seguridad   de   todos. Para   nosotros,   el   espacio   que   se   construye   cada   vez   que   tocamos   es un   lugar   sagrado   en   el   que   siempre   nos   ocupamos   de   la   seguridad   y el    cuidado    del    público,    también    desde    el    escenario    hacemos hincapié   en   la   solidaridad   y   la   asistencia   de   unos   a   otros   en   caso   de algún   inconveniente.   Hace   diecisiete   años   que   la   banda   se   presenta en    vivo    y    al    menor    indicio    de    algún    inconveniente    siempre    es considerado   cortar   o   suspender   el   recital   para   resolver   cualquier tipo de situación: sólo esta vez ocurrió algo semejante y nos apena. Cada    vez    que    preparamos    una    fecha,    desde    nuestra    condición independiente,   tomamos   todos   los   recaudos   para   que   nada   de   esto suceda:   hubo   gente   que   se   quedó   fuera   del   recital   con   entrada   y otra    tanta    que    optó    por    retirarse    dadas    las    circunstancias    del ingreso,   gente   que   se   golpeó   o   golpearon,   forcejeos,   empujones   y lógicamente,    el    temor    que    nos    quedó    a    todos    después    de    lo ocurrido   en   Cromañón.   Al   quinto   tema   la   banda   dejó   de   tocar   para calmar   los   ánimos   y   en   poco   tiempo   la   gente   pudo   acomodarse   y continuar, pero muchos ya se habían ido. Obviamente   desde   la   organización   del   show   y   el   sentir   de   la   banda, habrá      muchas      cosas      que      modificar      para      las      próximas        presentaciones    considerando    el    crecimiento    de    nuestro    público. Desde   ya,   lamentamos   mucho   lo   ocurrido   y   a   todos   aquellos   que   se hayan    sentido    afectados,    les    pedimos    que    se    comuniquen    con nosotros por estos medios: Mensaje   privado   Facebook      Don   Lunfardo   y   el   Señor   Otario   (Pagina Oficial) e-mail donlunfardo@hotmail.com Desde   ya   gracias   por   entender:   si   estas   cosas   no   sucedieran,   todos disfrutaríamos más de la música.
SUSTANCIA
RITMO
Y PIEL
 
TAN GIL COMO EL DESTINO
SUSTANCIA
RITMO
Y PIEL
TAN GIL COMO EL DESTINO
  www.donlunfardo.com.ar
CON EL DIARIO DEL LUNES Si   bien   ya   estábamos   arriba   del   escenario   cuando   la   gente   intentaba ingresar    al    show,    quienes    trabajan    con    nosotros    no    tardaron    en avisarnos    lo    que    estaba    sucediendo:    el    público    se    agolpó    en    la entrada, derribando el vallado e intentando entrar  con o sin boleto. Entre    el    jueves    y        viernes    pasado    las    entradas    comenzaron    a agotarse   en   varios   puntos   de   venta   y,   por   ese   motivo,   separamos   un remanente   para   la   puerta   ya   que   sabemos   que   muchos   viajan   desde distintos    lugares    donde    no    tienen    acceso    a    adquirirlas    en    forma anticipada.   Ese   remanente   se   agotó   en   tan   sólo   un   par   de   horas   y decidimos   levantar   la   venta   en   puerta   para   la   seguridad   de   todos. Para   nosotros,   el   espacio   que   se   construye   cada   vez   que   tocamos   es un   lugar   sagrado   en   el   que   siempre   nos   ocupamos   de   la   seguridad   y el     cuidado     del     público,     también     desde     el     escenario     hacemos hincapié   en   la   solidaridad   y   la   asistencia   de   unos   a   otros   en   caso   de algún   inconveniente.   Hace   diecisiete   años   que   la   banda   se   presenta en    vivo    y    al    menor    indicio    de    algún    inconveniente    siempre    es considerado   cortar   o   suspender   el   recital   para   resolver   cualquier   tipo de situación: sólo esta vez ocurrió algo semejante y nos apena. Cada    vez    que    preparamos    una    fecha,    desde    nuestra    condición independiente,   tomamos   todos   los   recaudos   para   que   nada   de   esto suceda:   hubo   gente   que   se   quedó   fuera   del   recital   con   entrada   y   otra tanta   que   optó   por   retirarse   dadas   las   circunstancias   del   ingreso, gente     que     se     golpeó     o     golpearon,     forcejeos,     empujones     y lógicamente,   el   temor   que   nos   quedó   a   todos   después   de   lo   ocurrido en   Cromañón.   Al   quinto   tema   la   banda   dejó   de   tocar   para   calmar   los ánimos   y   en   poco   tiempo   la   gente   pudo   acomodarse   y   continuar, pero muchos ya se habían ido. Obviamente   desde   la   organización   del   show   y   el   sentir   de   la   banda, habrá       muchas       cosas       que       modificar       para       las       próximas         presentaciones    considerando    el    crecimiento    de    nuestro    público. Desde   ya,   lamentamos   mucho   lo   ocurrido   y   a   todos   aquellos   que   se hayan    sentido    afectados,    les    pedimos    que    se    comuniquen    con nosotros por estos medios: Mensaje   privado   Facebook      Don   Lunfardo   y   el   Señor   Otario   (Pagina Oficial) e-mail donlunfardo@hotmail.com Desde   ya   gracias   por   entender:   si   estas   cosas   no   sucedieran,   todos disfrutaríamos más de la música.